jueves, mayo 31, 2012

Su vestido era blanco y susurraba


El ímpetu del viento sacudía sus certezas
El lúbrico alfabeto fue tan solo una huella
Un silencio de aguas confluyéndose en ellos
bajo el sarape  que les tejió la luna 

No hay comentarios.: