miércoles, diciembre 12, 2012

Los destellos de un caballo azabache



Zambulléndome
en el vientre más perplejo

Desvariando
en los risos del desborde

Con las manos en el cinto
de mi almíbar

Me deshago
del señuelo más falaz


No hay comentarios.: