jueves, julio 19, 2012

Fantástico onomástico



Prodigiosa extravagancia
del infinito presente
en la lámpara que frota
la niña ante su pastel  

1 comentario:

perro.iluso dijo...

Dulce visón.





Un saludo.