lunes, enero 30, 2012

La parábola de la flecha al mar



Cobre sobre esmeralda
haces de la fábrica de ciclos
un barrilete en llamas
una estrella fugaz
un resplandor licencioso de albores
una siesta despierta sin dientes
un banquete de  azores 

1 comentario:

perro.iluso dijo...

La luz de un baile de eterno silencio.




Un saludo.