miércoles, mayo 12, 2010

Una tarde lluviosa en Bretaña


Mujer escarlata del vagabundo

de la desolación

El viento a la merced del buitre

en un domingo

Los párpados se abrazan

detrás de algún planeta

El siguiente camino se borra de la acera

El nombre en la corteza

hoy te sirvió de nido


2 comentarios:

Spermafloris Pildora dijo...

waaaa delicia de la sabana, que todos los parpados se abrazen , sabes que yo tambien bailo con la cerveza y añado el porro a la mano enfrente de tu planeta!!

que rico leerte....

abrazos

perro.iluso dijo...

Una planicie de delirios para estación de sueños.


Un saludo.