viernes, agosto 26, 2005

solipsistas constelados

Ese olor a moho y oscuridad
Ese extraño silencio de los sueños
Esa valija tirada en la letrina
Esos dioses de pronto destronados
Esos demonios cansados y expulsados
Esa sonrisa tan ajena tan distante
Esa lágrima tan absurda tan inútil

No hay comentarios.: