miércoles, febrero 23, 2005

unas esferas vibrantes cohesionadas en montaña

Lacan. al igual que Derrida, considera al sujeto como producto del lenguaje. Una suerte de espectro de conecciones lingüisticas que existe por oposición al otro. Lo latente debajo de los conceptos que ya experimenta conciencia antes de la entrada en el orden simbólico....entonces, ¿cómo se pretende llegar a conocer algo con los límites impuestos por el propio sistema y peor aún entronar un discurso de tipo omni-incluyente que trabaja como un primate que se mira al espejo a escribir lo que ve mientras la vida pasa?

Me mande una bandeja paisa eterna en el almuerzo. ¡que cosa más rica que dura hasta donde dura! Ahora bien, mañana una ensalada no me caería mal......

No hay comentarios.: