jueves, noviembre 22, 2012

La mañana de siestas golosas



Si hablaran los corchos de aquel frasco
Las blancas velas del hechicero altillo
Los tréboles que besan los pies del platanar

Las cosas nunca dichas
habitan los misterios
de dos en una balsa
que aprende a navegar 

No hay comentarios.: