viernes, junio 15, 2012

La cautela jamás me llevó a nada




Disuelves
pabellones
 en jalea

Alibabeas
entradas
a las grutas

Ungida en tu labia más profusa
Te lanzas al abismo sin tus cuerdas

Caminas en tus pasos soberana
 Radiante y quizás algo indiscreta 

Encuentras una cena 
ya servida

Descubres  que una llave
 abrió tu puerta 

1 comentario:

perro.iluso dijo...

El espejo espera.


Un saludo.