jueves, septiembre 29, 2011

Una luciérnaga en un cielo a cuatro ojos




Una palma
 en el pecho del sol
es un atisbo del mar
que nos contiene
Dos de dos
mil remos
nos presenta
Una baraja
de tréboles y ases
La niña fue raptada
por el dolor de ser
Despierta
ya Lorenza
no te hace bien
correr

sábado, septiembre 24, 2011

La balada de la nube en la flor


La luna roja
El corazón en llamas
Un sueño caníbal
Un puente en avalancha
Ya crecí las agallas
del mar imaginario
Ya quemé las postales
del lento padecer 

lunes, septiembre 19, 2011

Balada de la soberbia



Cede tú
de tu deseo de ser
Retrocede
Sede tu ser
Suceder
Sé de la
sonda de ser
 Sade tu sed
Suelta la venda
Desapareced
Atardece
 Revienta 
en mi pecho
la hiel
Amanece 

martes, septiembre 13, 2011

La vara de Esculapio en un barrial


Hermosa tiró
a la cesta
la funda de su interior
se echó las alas a cuestas
y como se fue volvió 

sábado, septiembre 10, 2011

Recetas de incertidumbres


Desollando ovejas con piel de lobo
Alicia en mi saliva
bebe sus
 seis ideas imposibles
de matiné
El sentirme me vale el verme
y vale lo mismo por vos
Nuestras banalidades
las transformamos en virtudes
al velar el velo y la veleta
volviendo a nuestro espacio
nuestra unción

sábado, septiembre 03, 2011

La dieta de corazones de piña


El homenaje póstumo
al deseo con amnesia
Las sirenas cantando
su suerte en cualquier bus
Un silencio espeso
se posa a mi siniestra
Escupir con desprecio
arroja algo de luz


viernes, septiembre 02, 2011

El prestidigitador de balastros



Su mandíbula  extrañamente o no tan raro
Un relámpago ilumina sus colmillos
Una presa que se apresta a ser comida
por los siglos de los siglos de los siglos
En tu ciclos
En tus pies
En tu mirada
En tus ojos
de brillo clandestino
En tus piernas que me sirven de almohada
En los labios de un amor desconocido