sábado, octubre 08, 2011

Un fénix que asciende en espiral


En el silencio de tu cuarto a oscuras
posado en tu dintel un cuervo blanco
mis murmullos de miel tu mal alejan  
 nuevas cumbres nos besan 
cuando estamos 

1 comentario:

Mechanitis dijo...

Con los oidos en alerta