domingo, octubre 30, 2011

La clepsidra que alimenta Juno


Las raíces del árbol de Venus
dilatadas en el monte  Parnaso
La caliptra preside los juegos
de nuestra estrella en Quíos
Hilas  despide su nave
embriagándose mutuo
con su plural escanciadora
en un manantial perpetuo
de encuentros y venidas 
compartidas

1 comentario:

Mechanitis dijo...

just perfect :) :)