miércoles, diciembre 22, 2010

La resurrección del cuerpo


La mano del ojo

en la palma

me sirve de lecho

en la velación

de la revelación

de un nuevo final

Tu oreja de tinta

represa

persianas

piratas

portentos

papeles

Los cuatro

velones

sin brazos

lamiendo

espirales

del humo

que sale

salió

y

que

saldrá

1 comentario:

1600 Producciones dijo...

Excelente, no es dios todo lo que reluce...