martes, septiembre 28, 2010

Las huellas de un banquete


El imperio de ultramar

ha zozobrado

el último segundo de la vela

El arlequín alista sus trebejos

entre apoteosis profusas y ligeras

1 comentario:

perro.iluso dijo...

...un pirueta de instantes.



Un saludo.