sábado, enero 06, 2007

Entre niños sin brazos y mentiras de cuello blanco¡¡


La ausencia del límite a rebasar
un zen sin sen
estelas teselas
el gran rostro

2 comentarios:

Mechanitis dijo...

La aucencia del limite!!
Que buenas palabras... y que cruda es la realidad!!!

Mar de Isaac dijo...

Y continua el dolor.
Ya mi rostro no esconde el miedo.




Pronto vuelvo...